Prolongación de la exposición «Lo que dicen las piedras»

 La exposición de Nu Díaz se amplia hasta el 9 de enero del 2022.

En esta exposición se muestra obras de diversas técnicas y soportes, así como un conjunto escultórico de gran formato con varias piezas creadas expresamente para la exposición de la Casa de Moneda

 Nu Díaz es una artista multidisciplinar cuya obra destaca por la búsqueda e innovación de nuevos formatos expositivos

La exposición, que podrá visitarse desde el 18 de junio hasta el 18 de octubre en el horario habitual de la Real Casa de Moneda de Segovia, se complementará con visitas guiadas y talleres

La Real Casa de Moneda inicia un nuevo ciclo de exposiciones en las que el hilo conductor y nexo serán los elementos esenciales de la propia Casa de Moneda, entre otros, la piedra, la madera, el metal o la naturaleza.

La exposición de Nu Díaz, Lo que dicen las piedras, abre esta nueva etapa con una exposición centrada en dos de los elementos primarios y definitorios de la Real Casa de Moneda, la piedra, especialmente el granito como material indiscutible y definitorio, protagonista de nuestro paisaje y nuestro patrimonio; y el metal.

 

Nu Díaz descodifica en esta exposición el lenguaje milenario de las rocas y nos lleva a una reflexión sobre la vida humana en una época de introspección, desde la observación de lo esencial a través de las texturas, volúmenes y sonidos de las piedras. En esta exposición de itinerancia adaptada al espacio de la Casa de Moneda, Nu Díaz se ha inspirado en el paisaje y en las rocas características del entorno del propio edificio, estableciendo un diálogo interactivo con los diferentes espacios que comprende. La exposición ocupará diversas estancias del edificio industrial del siglo XVI, así como sus patios y el propio Jardín del Rey.

Una gran roca de granito de unos 12.000 kilos nos da la bienvenida y representa la puerta de entrada y salida a la piedra. Esta escultura es a su vez la primera de las piezas creadas expresamente para el espacio de la Casa de Moneda.

La exposición presenta obras originales (conjuntos escultóricos, dibujos con pigmentos naturales, entre otros formatos) creadas en contacto con el territorio y originadas en una reflexión sobre la naturaleza y la relación con los espacios creados por el hombre, entre ellos el propio edificio de la Casa de Moneda. Precisamente, la singularidad del edificio ha inspirado otra de las obras, El Observador, formada por un conjunto escultórico de 12 piedras originarias de la Casa de  Moneda, con las que se construyó el edificio y que la artista recupera para esta exposición, como auténticos testigos de la historia.

Los patios del recinto acogerán una interpretación del mar de trigo de los campos que abrazan la ciudad. Este conjunto escultórico está compuesto por 360 piezas de piedra que representan los trigales en sus diferentes etapas.

Además, el Jardín del Rey albergará una instalación de piezas, creadas también expresamente para el espacio, como son: Alimentum, Pez y Moneda Mineral .

La última de las obras creadas expresamente para la exposición es La Mujer Soñando, una interpretación de la montaña de La Mujer Muerta. Se trata de un mural de gran dimensión (60 m2 ) que ha realizado Nu Díaz como pieza clave de la muestra. Esta obra de singular transcendencia representa la simbiosis entre la roca propia de la montaña y su transmutación en metal al entrar en la Casa de Moneda.

Para Nu Díaz, cada espacio tiene su energía propia, producto del uso y de la vida dentro de él, y la Real Casa de Moneda de Segovia habla de piedras, de historia, de seres humanos intrépidos y aventureros: “Cuando traspasé sus piedras, percibí el silencio de los muros y al mismo tiempo escuché el sonido y las voces de las máquinas que acuñaban una y otra vez sobre los metales preciosos, y sobre minerales.”

Lo que dicen las piedras se construye alrededor de la fascinación que la artista siente por las piedras que recolecta desde que tiene memoria.

A través de esta exposición, Nu Díaz nos invita a reflexionar sobre la naturaleza, el ser humano y el arte. En palabras de la artista: “En este momento de transformación y de cambio que estamos viviendo, la naturaleza nos enseña todo lo que debemos saber para avanzar hacia el futuro. Como tantos momentos de la historia que hemos vivido, este vuelve a ser una oportunidad para nuestra evolución como seres humanos, biológicos.”

Programa de actividades

En torno a la exposición se proponen diferentes eventos visitas guiadas, talleres, y la actuación de diversos artistas del territorio.

Las primeras visitas guiadas por la artista tendrán lugar el próximo sábado 19 de junio a las 12:00 y 17:00 horas, y el domingo 20 de junio a las 12:00 h.

 Las visitas tienen una duración de 45 minutos. Para participar en ellas es preciso inscribirse previamente en la Real Casa de Moneda. 

 Más información en: casademoneda@turismodesegovia.com, en el teléfono 921 475 109 y en www.casamonedasegovia.es

Sobre la artista

Nuria Díaz (León 1964). Artista multidisciplinar que ha desarrollado su carrera en Barcelona, trabajando en torno a las nuevas tecnologías y a las nuevas formas de expresión artística que conectan arte y sociedad.

Estudió Bellas Artes en Valencia e inició su carrera en Barcelona como una de las pioneras en la producción de CD-ROMS interactivos con su empresa NEWMedia fundada en 1993. Durante años su investigación ha desarrollado su trabajo en la interacción que se produce entre los procesos artesanales analógicos y los tecnológicos y digitales, aplicando la fabricación digital al mundo en proyectos como Fab Art. Ha recibido premios como Milia d’0r de Cannes y el Moëbius de Paris, entre otros. Fundadora del grupo Crisol en el año 1987 junto con Carmen Carretero, Ignacio Ribas y Paco Verdú, que realizó la exposición multidisciplinar “La ciudad”. Desde 1998, ha dirigido el máster de Diseño de la Interacción en la escuela Elisava de Barcelona desde el que ha formado a creadores, diseñadores y artistas emprendedores, que hoy trabajan en multinacionales relacionados con la innovación y las nuevas tecnologías. Desde el máster, participó en diversos proyectos de investigación junto con IAAC Institut d’Arquitectura Avançada de Catalunya, el Media Lab del MIT, I2CAT, Fundación Mies Van Der Rohe, LOOP Festival de Videocreación de Barcelona, La Fura dels Baus, entre otros. En 2009 fue fundadora del Fablab-Kids en el Fablab Barcelona. Fundadora de Valldaura Labs (IAAC) y directora del proyecto de autosuficiencia hasta 2014 en torno al Hombre, el Entorno y el Planeta. En 2011 comisarió la exposición Los sentidos de las máquinas en el DHUB, Disseny Hub Barcelona. Continuando su faceta docente uniendo sus intereses por el ser humano, la naturaleza, el arte, el diseño, la ciencia y la tecnología, impulsa La escuela de los sentidos, una escuela en la que se desarrolla la creatividad y el talento, donde se trabaja conectando y aprendiendo de la naturaleza para inventar el mundo del mañana. En su faceta artística, su obra pictórica de carácter minimalista y poético, introduce la luz como un elemento de interacción natural donde se encuentra lo físico y lo virtual. Ha sido finalista en concursos como Blanco y Negro y ha ganado el primer premio en el concurso de Pintura sobre la danza en el Principado de Asturias. Desde el 2001 ha hecho varias exposiciones, entre ellas, en la Bienal de Valencia 2003, en la exposición Seul- Barcelona en el Convent del Angels, y en la Embajada Española en Korea. Su investigación en la integración entre el arte, la sociedad y la cultura y ha impulsado Street Gallery en 2015 un movimiento que tiene un nuevo formato expositivo “el arte sale de las galerías para integrarse en la ciudad , en las calles, con la gente”. Ánima Animal es el primer proyecto desarrolló: 50 dibujos de gran formato que se exponen en 50 tiendas de la Calle Nou de la Rambla de Barcelona.

Más información: www.nudiaz.com y en www.casamonedasegovia.es

Lo que dicen las piedras

Sobre Nu Díaz y su Diálogo con La Mujer Muerta.

Tonelada y media de arte.

Observa y recoge piedras desde que su memoria tiene recuerdos.

Un día de hace mucho tiempo, comenzó a pintarlas y fue así como las rocas geológicas, eso que el común de los mortales llamamos piedras, comenzaron a tener expresión.

Otro día de hace menos tiempo el Museo MUGBE de Benicarló le propuso hacer una exposición en un espacio lleno de historia y arquitectura hecha de piedra.

Aquellas porciones de barrancos, caminos y montañas comenzaron a tejer un diálogo con el espacio en el que se exhiben.

Lo que dicen las piedras conforma un discurso variado. Hablan en colores diferentes, interpelan con distintos matices y formas muy diversas.  Cada una con su peso específico y su materia original. Calizas, sílices, granitos y rocas volcánicas, de aquí y de allá, se mueven libres desde su origen.

La artista que hizo hablar a las piedras llega a Segovia por primera vez para entablar una nueva relación con otro espacio arquitectónico potente como la Casa de Moneda, donde la piedra y la historia recuerdan una ciudad de cultura milenaria, rodeada de una sierra de sustrato mineral.

Nu Díaz, artista versátil,  plantea en su exposición segoviana cinco partes en un recorrido expositivo que se inicia en el origen mismo de las piedras e indaga en el conocimiento del material.

Si en ‘El Origen’ la materia apenas tiene intervención plástica, en ‘El Conocimiento’, Nu (o Nuria)  nos recuerda que el mineral piedra es el más antiguo de todos los materiales.

Una Piedroteca explora sobre el material, la forma, el color y la composición, y ofrece, como las buenas bibliotecas a las que rinde homenaje, evocaciones sin límite.

La exposición muestra una tercera parte que la artista ha llamado El Laboratorio, como espacio donde se gestan las semillas para el resto de sus proyectos.

Y si esas piedras se convirtieron hace tiempo en itinerantes, dejan de serlo cuando explican el porqué del lugar concreto al que llegan.

De ahí que La Mujer Muerta ocupe una parte destacada de la exposición. La artista ha recreado usando como pinceles las ramas de retamas, pinos y cipreses del entorno, ese perfil de la sierra del Guadarrama que comienza allá por su cabeza, donde La Pinareja supera los dos mil metros de altitud,  avanza por las manos y el pecho en el Pico Peña El Oso, desciende hacia el Pasapán, que es su tripa, y remata en sus pies con el Puerto del Pasapán.

El Mural gigante resume la imagen con colores de todas las estaciones. Destellos de pinturas metálicas, sílices, granito y calizas construyen el mural como en verdad está construida La Mujer Muerta del Guadarrama, que la artista ha rebautizado como la Mujer soñadora.

 

SOBRE LAS PIEZAS DE LA EXPOSICIÓN: