Escena Patrimonio. CIA. DE DANZA GUILLERMO

Mapa no disponible

Fecha/Hora
Date(s) - 12/09/2020
9:30 am - 10:15 am

Ubicación
Sala de la Herrería. Real Casa de Moneda

Categorías


AFORO REDUCIDO. La entrada es libre, pero es necesario retirar la invitación en el Centro de Recepción de Visitantes.

La Noche del Patrimonio está organizada por el Grupo de Ciudades Patrimonio, con el apoyo financiero de Ministerio de Cultura y Deporte, el respaldo institucional de la UNESCO a través del Centro de Patrimonio Mundial y la colaboración de Paradores.

El coreógrafo y bailarín Guillermo Weickert, en colaboración con el músico segoviano Geni Uñón, propone el espectáculo ‘Parece nada’, el plato fuerte, dentro del Festival Escena Patrimonio, que se integra en la programación de la III Noche del Patrimonio que celebran el próximo sábado, 12 de septiembre, las quince ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad de manera simultánea. El espectáculo de danza dará comienzo a las 21.30 horas, en la Sala de la Herrería de la Casa de la Moneda.

La entrada a este espectáculo es libre, pero la invitación tendrá que recogerse en el Centro de Recepción de Visitantes. Durante el espectáculo, de una duración de 35 minutos, se podrá visualizar desde el exterior de la Sala, en una pantalla instalada.

En la serie futurista Westworld, los androides responden con la frase “A mi no me parece nada” a aquello que tienen prohibido comprender o entender. Es como si todo lo que queda fuera de su programación permaneciera invisible para ellos a pesar de tenerlo delante de sus propios ojos. No necesitamos irnos a un futuro distópico. La empatía es impensable porque las unas permanecen, a pesar de la proximidad, invisibles para las otras. Lo cierto es que la invisibilidad no es ese superpoder que cuando era pequeño anhelaba para colarme a hurtadillas en cualquier sitio. Es realmente una carencia, una capacidad perdida, una ceguera producto del egoísmo y la soberbia de la sociedad que hemos construido.
Me pregunto si, como artistas, servirán aún nuestros hechizos, si tendremos aún la capacidad (y la obligación) de desvelar, restaurar y educar la mirada…de dirigirla y dirigirla bien; de elevarla, de no apartarla, de no hacerla bajar por la vergüenza, para volver a sentir de nuevo que tenemos los ojos (por fin) abiertos. En “Parece Nada” me gustaría componer desde el movimiento de los cuerpos y la interpretación una danza que a modo de letanía o mantra humano invoque nuestros sentidos y nos interpele como observadores; que despierte nuestro gusto por los detalles, por la contemplación de la velocidad, la fuerza, la quietud, y la dulzura… que provoque una retracción de nuestra percepción para ejercitar una nueva mirada a los que hace tiempo que sumergimos en la invisibilidad. Al fin, dicen que una vez dentro del laberinto, lo peor no es la sensación de pérdida, sino la incapacidad de descubrir en sus corredores las puertas y hendiduras que nos permitan adentrarnos en él para poder llegar a su centro y encontrar una salida.