Patrimonio Industrial en Segovia

 

image_gallery

Autor: Jorge Miguel Soler Valencia

Edita: Real Academia de Historia y Arte de San Quirce. Diputación de Segovia. Segovia al paso.

Precio: 5 €

La publicación, que hace un recorrido por algunos de los sectores, construcciones y edificios industriales más significativos de antes del primer tercio del siglo XX, forma parte de la colección Segovia al Paso, editada por la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce y patrocinada por la Diputación Provincial.

Aunque ya había publicado diversos trabajos sobre patrimonio industrial, este es el primer libro en solitario de Jorge Soler, quien quiso dedicárselo a su padre, de quien dice “aprendí los principios de la mecánica”.

 

Explotación del territorio

Soler realiza una introducción de qué se entiende por patrimonio industrial: los distintos tipos aplicados a nuestra realidad, que “no es la misma donde hubo una revolución industrial fuerte”.  “Aquí -aclara- está relacionado con la explotación del territorio y los recursos naturales”.

El profesor de Formación Profesional va contando o haciendo una clasificación de ese patrimonio industrial. En primer lugar, las industrias de la tecnología popular -como las definió Caro Baroja, “que fue de los primeros en hablar de estas cosas”-, donde entrarían los molinos, las pegueras, las fraguas tradicionales y los lagares.

En un segundo apartado, incluye la Mesta y las primeras operaciones industriales de la lana. Una industria, en su opinión, “muy segoviana”, pues al pasar tres cañadas reales por Segovia, “hay un conjunto de esquileos, y lavaderos de lana, que no existen en ningún otro sitio”.

Dedica otro epígrafe a las llamadas Reales Fábricas, que tienen tres exponentes en Segovia: la Real Casa de la Moneda, la Real Fábrica de Cristales de La Granja y el Real Aserrío Mecánico de los Montes de Valsaín.

La llegada de la revolución industrial dejó en Segovia fábricas de harinas, de resinas y achicorias, a las que dedica otros capítulo, dando por concluida la trayectoria histórica de la publicación en el primer tercio del siglo XX.

 

Una ruta

Después el libro, en la línea de guía que inspira toda la colección de Segovia al Paso, incorpora una ruta siguiendo las huellas de la antigua industria, que va desde Navafría a la Pradera de Navalhorno, donde ya se aborda con más detalle el Martinete de Navafría; el lavadero de lanas de Alfaro, el esquileo de Cabanillas del Monte, la Real Fábrica de Cristales de La Granja, y concluye el trayecto en el Real Aserrío Mecánico de los Montes de Valsaín.

El libro presenta también un buen número de fotografías, la mayoría de ellas del propio Jorge Soler, y unos dibujos, también obra del autor, para una mejor comprensión de algunos de los artilugios mecánicos que describe.